PAPARAZZI EVERYWHERE

30.4.14

Eran las 9 de la mañana de un lunes cualquiera, cuando mi jefe, a escasos 10 pasos de entrar en la oficina, me llama y me dice que no entre, que le espere en una famosa cadena de hamburguesas americana. Se retrasará un poquito, pero a cambio me invitará a un delicioso desayuno, el cual él estaba deseoso de probar.

Puesto que ya iba desayunada de casa, y a esas horas intempestivas (por lo menos para estar en un McDonald’s), decidí tomarme un café con leche, para la espera. No llegó a los 40 minutos, pero tuve tiempo de sobra para observar algunas cosillas.

Creo que ya he exteriorizado mi pasión por observar la cotidianidad de las personas, y esa era una ocasión más que ideal para ello.

En un céntrico McDonald’s de Madrid, es lógico pensar en la disparidad de personas que pasaron por ahí.

Gente joven, gente mayor, de mediana edad… estudiantes, ejecutivos, sanitarios, amas de casa...

Me sorprendieron muchas cosas, pero lo que no me dejó para nada indiferente fueron varias personas, bastante jóvenes en su totalidad, que antes de darle un sorbo al café, ya tenían la foto perfecta , con el filtro adecuado e instagrameado.

No me voy a rasgar las vestiduras,  porque hubo un tiempo en el que yo era peor, quizás,  antes de que la chica del McDonald’s me cobrara ya tenía el esquema de la foto hecho en mi cabeza.

Hubo un tiempo en el que los frikis hacíamos eso. Y éramos frikis porque éramos los raros… pero de un tiempo a esta parte, lo no común es disfrutar de tu comida sin el agobio de tener que hacer una foto antes de comer.

Se nos va de las manos. Y no me excluyo. Hasta unos huevos fritos son dignas obras de arte en Instagram, Pinterest y demás redes sociales (con el filtro adecuado).

Cualquier cutre foto, de cualquier vulgar objeto o lugar, es digna aspirante al Pullitzer.

Algo no va bien…

A veces me pregunto que nos lleva a semejante comportamiento. A compartir algo, antes de haberlo disfrutado. ¿Cómo puedo decir, #ñamñam #yummy (o como se escriba) si no he probado bocado?

En fin, que tanta modernidad, tanto compartir y tanto "postureo", se nos está yendo de las manos... bastante.

En el mundo de las apariencias en el que vivimos, empezamos a mostrar una vida que se escapa, muy por encima de nuestras posibilidades, de la realidad que nos contempla.

Y cada día me atormenta este pensamiento con más fuerza.

Pero no todo va a ser malo ¡¡¡es miércoles víspera de festivo!!! 

¡¡Y el R.Madrid está en la final de Champions!! ¡Ole, ole y ole!

Espero disfrutar y disfrutéis de estos días.

Muchos besitos a todos.

Pd: Este post NO es patrocinado por McDonalds.
Pd2: ¡¡Me encanta Instagram!!

Muaaaaaa



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario .

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...