Escapada fugaz...

13.4.15

¡Muy buenos días! Parece que por fin la rutina post Semana Santa ha vuelto para quedarse, pero con la primavera se hace todo más llevadero, ¿no?

Empieza oficialmente la época de escapadas de fin de semana, de terrazas , planes domingueros fuera de la ciudad... 

Exactamente eso fue lo que hicimos los pocos amigos que quedábamos en Madrid el primer sábado de Semana Santa, irnos de domingueros (a pesar de que era sábado) a Alcalá de Henares. No había estado en mi vida, a pesar de ser la cuna de Cervantes y Patrimonio de la Humanidad. 

Ninguno de los cuatro habíamos ido de tapeo por Alcalá, a pesar de haber escuchado que había un ambientazo, así que nos fuimos sin ningún tipo de recomendación.  Creo que tuvimos bastante suerte a la hora de aparcar ya que lo hicimos prácticamente en la Puerta de Madrid, que de alguna manera te introduce a la parte histórica de Alcalá. Nos metimos por la calle Mayor y empezamos a ver terrazas, gente...  Nos llamó mucho la atención una de las primeras que nos encontramos, estaba a rebosar y eso salvo muy muy rara excepción es una buenísima señal. tomamos unas cerves y la tapa correspondiente, y decidimos emprender una ruta por los bares de la calle y zona... Aprovechamos también para entrar en la casa de Cervantes, y hacer más cultural la visita. 

Ningún sitio nos llamaba la atención, al ver los platos de las mesas, la cantidad de gente... Por lo que decidimos volver al principio, donde se nos hacía la boca agua cada vez que alguna ración pasaba por delante. En ese momento estaba todavía más lleno que cuando nos fuimos, pero como somos pacientes, acabamos teniendo nuestra mesita en la calle, con el sol dándonos en la cara. 

Aquí va un consejo, cuando eres turista y no sabes que pedir... Observa que pide la gente y aquí la oreja y los champiñones salían casi para el 100% de las mesas. Además vimos también esas patitas de calamar rebozadas que hicieron que se nos salieran los ojos, y un buen chuletón troceado para compartir entre todos. Riquísimo todo, y una mención especial a los champis y las patas de calamar (o pulpo, ya no me acuerdo). La oreja estaba buenísima (a pesar de que no hay foto y nosoy muy de oreja) y la carne tenía un sabor a la parrilla... mmmmmm

Resulta que investigando un poco, supimos que ese lugar, que por cierto se llamaba Nino, era famoso por los champiñones y llevaba muchos años siendo referente en Alcalá. Pedimos medias raciones y eramos 4 a los que lo de comer se nos da bastante bien. (guiño, guiño)

El precio nos pareció mucho más que correcto, todos apostamos a que la cuenta sería más de lo que fue y desde luego estaba todo riquísimo con un ambiente muy de toda la vida, muy típico español. Quedamos encantados. 

El restaurante Nino está en la calle Mayor, 70 de Alcalá de Henares.

Si tenéis oportunidad y os apetece salir de Madrid esta es una buenísima opción a una media hora aproximadamente. Un sitio bonito para dar una vuelta y con una gran tradición de cervecitas/vino y tapitas. ¡Muy recomendable!


Un trocito del recinto amurallado Alcalá y uno de tantos nidos de cigüeña que podrás observar.



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario .

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...